Navegar con mal tiempo: Capear o correr un temporal

Navegar con mal tiempo; capear o correr un temporal 

Capear o correr un temporal

18/01/2010

Cuando navegamos con mal tiempo siempre se nos plantea el tomar la decisión de capear o correr un temporal. Pero antes de esta decisión en la que dependerá más de un factor en el momento y situación, lo que si debemos es amarinar (preparara el barco para la tormenta) la embarcación, tanto el interior como cubierta.

Al navegar en velero con mal tiempo, lo que se debe hacer es: trincar bien el palo y adecuar la superficie vélica: toma de rizos o bien, si se navega con velas enrollables se deberá reducir el trapo. Las velas deberán estar aplanadas, evitando el embolsamiento y así que el viento escape con mayor facilidad. La línea de vida tendrá que estar preparada y la tripulación deberá saber como utilizarla, todo el mundo abordo llevará el chaleco salvavidas y el arnés.
El barco se debe recorrer entero y estar atento que todas las escotillas, ventanas, ojos de buey, y exclusas, estén cerradas. No está de más prevenir el llevar cualquier cinta engomada para asegurar cajones, puertas de muebles, etc. para evitar que con un rol puedan abrirse y dejar caer todo lo de su interior.
Todos aquellos objetos que puedan desplazarse deberán trincarse y, los portillos deberán estar bien cerrados. Si se dispone de capota en estos casos es útil, pero deberemos asegurarnos de  que en caso de oleaje y viento fuerte este no la arranque.
En caso de vientos muy fuertes deberemos reducir al máximo el trapo, el tormentín (vela pequeña) adelante será más que suficiente. En el caso de que llevemos una génova enrrollable, se deberá dejar una superficie pequeña en función de las necesidades. Hay que anticiparse a los hechos y tomar las decisiones oportunamente, es mucho más fácil soltar rizos que tomar rizos en medio de la tormenta.
Es recomendable tener siempre a bordo barritas de cereal, las que proveerán prontamente alimento y calorías dado que podremos tener largas horas al timón.

+ VER VÍDEO NAVEGANDO CON MAR GRUESA

Si debemos variar el rumbo será una cuestión a clarificar en función de la tormenta que esperemos;
Tormenta fuerte: Lo mejor será poner amura a las olas, ajustando el velamen y procurando en todo momento tener arrancada suficiente, en caso de encontrarnos en un crucero busque la navegación más cómoda que lo acerque al puerto más cercano.  En caso de disponer de un crucero con Fly (doble comando) la tripulación no debe estar moviéndose por el barco a discreción, sino que deberán mantenerse dentro y en el Fly deberá estar el patrón / capitán y un acompañante.
Se deberá valorar la situación y saber en todo momento el posicionamiento y los puertos más cercanos. Si se tienen dudas de poder llegar bien a tener refugio en la costa y sobre todo si no se conoce la zona, deberemos ganar fondo. El peor enemigo, y más para los barcos de pequeña eslora es tierra, a veces puede ser peor acercarse que mantenerse en el mar.
Habrá que valorarbien nuestra situación, dónde se encuentra el barco y qué distancia existe al puerto más cercano.
Se debe evitar un enfrentamiento directo con las olas, siempre que se tenga ganado suficiente barlovento, se podrá capear el temporal.  

La mejor defensa contra el mal tiempo es evitarlo. Antes de salir a navegar consulta la meteorología de la zona. Si a pesar de eso decides salir a navegar, estate atento a los partes  que se dan por la emisora. Hay que intentar mantenerse lo más seco posible y no dudar en pedir auxilio si se necesita.

Texto: Infonavis.com

 

Capear el temporal
Navegar con mal tiempo; capear o correr un temporal

Capear temporal motor:

Recibir las olas de amura en un ángulo de 15 o 20 grados, intentando ante todo no atravesarse a la mar. Deberá ajustarse la potencia del motor a las revoluciones adecuadas que permitan gobernar el barco sin chocar contra las olas. Es muy importante conocer y calcular el consumo ya que de perder arrancada, el barco se acabará atravesando a la mar. Si la única propulsión que tenemos es el motor, debemos siempre llevar un ancla flotante, puesto que la misma largada por proa con el suficiente cabo nos permitirá mantener el barco proa a la mar.

Capear el temporal a vela:
Virar por avante, sin cazar el tormentín (o la génova enrollada a banda), la vela quedará cazada en la banda contraria. La mayor deberá ser reducida hasta encontrar un punto de equilibrio. Por último la caña del timón deberá colocarse hacia sotavento, ligeramente hacía la crujía del barco. Conformado de esta forma el aparejo, el barco permanecerá parado o casi parado, hay que evitar tener demasiada o poca arrancada, el control se hará con la mayor que  debe proporcionar la arrancada suficiente. Hay que evitar el abatimiento excesivo, equilibrando el timón a sotavento con el tormentín cazado en la escota de barlovento. El punto de equilibrio se alcanza si conseguimos que el barco corte las olas sin chocar con ellas para evitar recibir un fuerte impacto por el través ya que desestabilizaría nuestra posición, provocándose dos fuerzas contrarias, la de la ola que nos alcanza de través y el gobierno del barco y la masa de agua a sotavento que impide mayor deriva, lo que podría provocar un exceso de trabajo en los costados del barco, que son los más desprotegidos para sufrir las fuerzas del mar.

+ VER VÍDEO: RESCATE VELERO
 


Correr un temporal Navegar con mal tiempo; capear o correr un temporal

Correr un temporal
Debemos saber que entraremos de lleno en la tormenta y estaremos mayor tiempo dentro de ella ya que nos arrastrará en su interior. Se puede correr el temporal de formas diferentes;

Correr libre: con el trapo adecuado
Correr con estachas: cabos de 25 a 60 metros arrastrados a la popa, para frenar el barco. Para evitar que las olas rompan sobre la bañera habrá que evitar frenar el barco en exceso

En caso de navegar en un crucero rápido, se deberá buscar refugio a buena velocidad, si no se llegará a refugiar a tiempo se deberá informar urgente de la  posición antes de la tormenta misma.  Los niveles de escora de la embarcación pueden hacerla peligrosa, hay que evitar navegar paralelo a las olas, si alguna rompe pondrá en riesgo la embarcación. La tripulación deberá estar informada donde están estibados los elementos de seguridad, se tendrán a mano cabos largos y gruesos.
Si hay un bote auxiliar abordo, este no puede estar en posición horizontal, una ola de popa podría arrancarlo de los pescantes. 
 


 

 

 


9 comentarios de nuestros usuarios

#11   jose maria  29/10/2014 | 13:56 publicar comentario en twitter

primero:he sido capitán de la marina mercante asi como capitán inspector.Fundamental,todo depende del tamaño del buque y a su dedicación pero siempre hay que recordar la frase"a la mar nó hay que temerla ,hay que respetarla"

#10   ramon guerrero  23/04/2014 | 1:02 publicar comentario en twitter

heesta muibin

#9   javi  28/10/2013 | 13:59 publicar comentario en twitter

El termino ojo de buey no es muy marinero que digamos.

#8   baldomero suarez  18/11/2012 | 11:19 publicar comentario en twitter

cy facilitaria el goy facilitaria el govierno de la embarcacionon mala mar una elice a proa nos daria mucha seguridad

#7   fernando  28/06/2012 | 10:57 publicar comentario en twitter

no hay que criticar la forma de escribir, no todos somos ilustres, importsante es la mar, ella no entiende de escrituras.

#6   diego gil diaz  27/05/2012 | 19:52 publicar comentario en twitter

yo soy marinero pero estas olas no son nada al lado de un buque pesquero

#5   Joselito  10/02/2011 | 23:31 publicar comentario en twitter

Para Jose Luis. Debes ser un estupendo patron, pero por favorrrrr aprende a escribir muchachote

#4   Miguel Malle Gómez  22/01/2011 | 20:09 publicar comentario en twitter

En realidad, según he aprendido, la decisión de capear o de correr el mal tiempo, depende de muchos factores, siendo los más importantes, el tipo de casco de la embarcación y la experiencia de la tripulación. Esto requiere de un estudio de cada caso en particular. Es fundamental, gobernar de modo que la ola golpee el casco por la amura o por la aleta y evitar, cuanto sea posible, las olas que rompen, pues esas son las que vuelcan las embarcaciones, cuando su altura supera el 30% de la eslora. Muy bien lo de tener todo asegurado. Lo que está suelto, sin dudas, dice Murphy, volará como proyectil, golpeando a más de un tripulante. Por ello, el mal tiempo exige que todo esté preparado ANTES de que legue. Lo que no se ha preparado, DARÁ problemas. Buen viaje y viento a un largo.

#3   baldomero suarezpatron deyate   21/12/2010 | 20:16 publicar comentario en twitter

la malloria de las veces son problemas mecanicos asi que busca una mequanica facil y con pocos ascesorios y alimentacion por gravedad te evitaras muchos sustos

Queremos saber tu opinión

No se puede escribir el texto en mayúsculas. Por favor, escribe en minúsculas. Gracias.

Lo sentimos tu comentario no pudo ser enviado. Por favor, inténtalo más tarde.


¿Te ha gustado esta noticia? Compártela con tus amigos:

Facebook   Menéame   Del.icio.us   Fresqui   Yahoo!

Noticias del sector